• Contacto publicidad
  • Envianos tu nota
  • Buscar

Zárate Alerta

Actualidad
13 julio, 2018

Chevallier y sus viajes eternos

Otra vez es noticia el servicio deficiente de la empresa de transporte. El poco mantenimiento de los coches produjo que los pasajeros esperen en la calle casi tres horas.

A las 14.30 cuando los usuarios subieron al micro en la terminal de Once, escucharon la advertencia del chofer hacia otro colega: “mira que no sé si llegamos muy lejos”. El vehículo no aceleraba mucho, no cerraba la puerta y tenía una goma baja, pero a pesar del mal pronóstico, decidió salir igual a la ruta colmado de personas.

Al cabo de 30 minutos, ya por la zona de Palermo, el colectivo se frena y no arranca pese a los repetidos intentos del conductor. Por tal motivo, comunicó a todos los presentes que debían bajar y esperar a que los recogiera otro colectivo de la línea para continuar el viaje a Zárate.

“Un señor le dijo ‘yo te escuché diciendo en la terminal que el colectivo no arrancaba’. Yo también me sumé diciendo que lo iba a denunciar y me dijo que lo ponía muy mal”, relata una pasajera de 63 años. Al cabo de 50 minutos, pasó otro coche con gente parada, intentan subir a los pasajeros en espera pero no entraban en su totalidad: “Yo tengo problemas de rodilla y no puedo ir parada, por lo que me quedé esperando horas el supuesto micro vacío”, agrega.

Fueron tres los vehículos que pasaron por Plaza Italia con gente de pie en su interior. Finalmente, el cuarto tenía cinco asientos vacíos y espacio para que los pasajeros viajen en el pasillo. “No podemos más seguir viajando como animales”, concluye.

Etiquetas: