Actualidad
13 mayo, 2019

Entre la crisis y la indiferencia del Gobierno: ser enfermero en Argentina

Noticias Zárate Alerta - Salvan vidas, están pendiente a la vorágine del hospital, pero para el Estado son considerados solo como "personal administrativo". En esta nota, el testimonio de un enfermero y algunas estadísticas para conocer cómo se vive la situación en carne propia.

Como cada 12 de mayo, se conmemora el Día Internacional de la Enfermería, en homenaje al aniversario de nacimiento de Florence Nightingale, la profesional que fue considerada como precursora de la enfermería profesional moderna.

Según indicó en un informe de 2018 la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a partir de los datos que brindaron la Federación Argentina de Enfermería (FAC) y la Asociación de Enfermería de Capital Federal (AECAF),en Argentina hay 3,8 enfermeros por cada 10 mil habitantes. 

Sin embargo, en el país, el panorama no es alentador: según la iniciativa promovida por Horacio Rodríguez Larreta para la ciudad, la nueva Reforma Laboral en Salud indica que los Licenciados en Enfermería, en Bioimágenes, en Biotecnología e Instrumentación Quirúrgica sean considerados como «personal administrativo» en lugar de profesionales.

Al recibir ese término, que deroga la Ordenanza N° 41.455 que rige desde 1986, los profesionales reciben un menor porcentaje de salario, según comentó el legislador Javier Andrade en diálogo con El Destape. 

¿Qué significa esta medida para las enfermeras y enfermeros del país? ¿Qué clase de futuro se puede imaginar en esta situación? ¿Cómo hacer para solventar este problema junto a la crisis económica que atraviesa el país?

«Los enfermeros somos profesionales», fue la consigna que se viralizó en redes sociales, con la que cientos de trabajadores y trabajadoras reclamaron por un cambio en la concepción de su empleo.

Justamente, a través del uso de un pañuelo blanco con la consigna, se pudo materializar la lucha en las calles durante los últimos meses. Internet, como escenario de unión y de masividad, sirvió como plataforma para que muchos de ellos puedan compartir sus experiencias personales. 

Una de ellas fue Carla Giovannetti,Licenciada en Enfermería: «Estudié cinco años, estoy terminando una especialización de dos años y el profesorado de dos años más también. En total, más de nueve años de formación y continúo capacitandome con cursos de formación y congresos. Todo acreditado por el CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria)», escribió en un relato en su cuenta de Facebook.

«Trabajo en neontaología», explicó y agregó: «En neontaología los bebés no nos hablan, pero estoy formada para valorar y darme cuenta cuando un bebé tiene dificultad respiratoria, distención abdominal, esta cursando posiblemente un proceso infeccioso, tiene mala perfusión, incluso que hacer en un paro cardiorespiratorio».

Entre otras capacidades, según continuó su relato, se encuentran conocer el procedimiento de una bomba de infusión, un monitor multiparamétrico y otra aparatología propia del sector. Estudió farmacología, por lo que conoce sobre diluciones y microdosis.

Frente a esa situación, explicó su angustia y repudio a la medida del Gobierno: «Somos los únicos del equipo multidisciplinario de salud que es evaluado todos los años con calificación que puede dejarte cesante. Ningún otro profesional tiene que someterse a este tipo de evaluación. A su vez nuestro salario es el más precarizado y la sobrecarga de tareas es terrible (…) El 80 % del hospital es enfemería y nos dejaron afuera».

«Actualmente en Argentina se ha vuelvo muy difícil conseguir trabajo de lo que sea, en específico de enfermero/a», reflexiona el enfermero Gian Paul, en diálogo con Filo.News.

«Para mí es una falta de respeto a nuestra profesión y nuestra persona», opinó con respecto a la reglamentación de Larreta y agregó: «Todo el trabajo que nosotros hacemos requiere más conocimiento que cualquier tarea administrativa, las labores diarias de enfermería requieren de un fundamento científico y un pensamiento crítico por el cual se nos ha formado y que nos pongan en la misma escala de cualquier administrativo es una burla».

«Es una locura pensar que enfermería es algo administrativo, literalmente tenés la vida de las personas en tus manos y los errores que puedas llegar a cometer no es algo que se puede resolver mandando un mail o mediante una llamada telefónica», opinó.

Él trabaja en la Clínica Santa Catalina, situada en Once, y en el Hospital Universitario CEMIC. Pero eso no le parece inusual: «La mayoría de los profesionales tienen dos trabajos para poder solventar sus gastoshaciendo que pasen mucho tiempo lejos de su familia y trabajando sobrehoras para poder afrontar los gastos de la casa y demás».

Justamente, según indicó el informe anual del Observatorio Sindical de la Salud Argentina (Osinsa), en 2018 aumentó un %6 el número de trabajadores con dos empleos.

El profesional explicó: «La crisis afecta en el ámbito privado donde no se ve afectado mucho por la falta de insumos, por la dificultad para trasladarse hacia el lugar de trabajo y demás».

«Pero también afecta en el ámbito público, donde realmente se ve la crisis. No tenés los materiales básicos para trabajar, la calidad de pacientes es distinta, mayormente trabajas sobrecargado de pacientes y sin personal que te ayude y demás», agregó.

El trabajo de los enfermeros es esencial en la esfera de la salud. Atentos al minuto a minuto, pendientes de todos aquellos que van llegando a la sala, tienen que saber tratar al paciente con precisión y rapidez. Ellos salvan vidas, nada más ni nada menos.

¿Qué sería de la sociedad sin este puesto de trabajo «Sería un caos total -imagina Paul-. No habría personas que pueda brindar la atención necesaria al paciente y los que más de cerca se verían afectados serían los pacientes».

«Imagínate un lugar donde no haya quién administre la medicación, atienda las urgencias o realice tareas que son propias de enfermería, si nosotros no lo hacemos no hay nadie que lo haga por nosotros», finalizó.


Fuente: Noticias Zárate Alerta
Editó: Noticias Zárate Alerta