Actualidad
10 junio, 2019

Dolor por la muerte de una luchadora contra los agrotóxicos

Noticias Zárate Alerta - La docente Ana Zabaloy fue directora en un colegio de San Antonio de Areco. Sufrió de cáncer, además de parálisis facial e insuficiencia respiratoria, a causa de las fumigaciones. Criticó duramente la inacción oficial y participó del documental "Viaje a los pueblos fumigados", de Pino Solanas. El recuerdo de políticos y referentes ambientalistas.

Un profundo dolor causó la muerte -a causa del cáncer- de Ana Zabaloy, docente rural de San Antonio de Areco que llevó adelante una lucha sin cuartel contra los agroquímicos, los mismos que le habrían causado una parálisis facial e insuficiencia respiratoria.

Como dio cuenta La Tecla en varias oportunidades, son muchos los casos que emergen en distritos del país y de la Provincia, a raíz de la fumigación con productos nocivos para la salud como el glifosato o el 24-D, especialmente sobre escuelas del sector rural.

En el caso de Zabaloy, se había convertido en un emblema de la lucha contra los agrotóxicos, dando charlas por todo el país y convirtiéndose en protagonistas del documental «Viaje a los pueblos fumigados», dirigido por el cineasta y senador nacional, Fernando «Pino» Solanas.

En más de una ocasión apuntó contra la inacción oficial, especialmente a la responsabilidad de la Provincia en la ausencia de regulación en el uso de . 

Poco tiempo atrás, aseguró que “es vergonzosa la Resolución 246 de la gobernadora Vidal. Conocemos en primera persona el costo humano de este modelo basado en transgénicos y venenos, y no puedo dejar de vincular esta medida con el cierre de escuelas rurales que se está realizando en toda la provincia de Buenos Aires. Es tristísimo y terrible, pero no es casual: es un plan para dejarle el territorio libre al agronegocio”. 

A pesar de los fallos judiciales y ordenanzas municipales para que no se fumigue en cercanías de escuelas rurales, cursos de agua, y viviendas, María Eugenia Vidal ordenó que pueda fumigarse, incluso atrazina, 2.4-D, glufosinato de amonio y agrotóxicos, hasta minutos antes de la apertura de las escuelas.

Zabaloy se desempeño durante seis años como directora de la Escuela N°11 de San Antonio de Areco, denunciando que «sufrimos junto a mis alumnos constantes fumigaciones con agrotóxicos en las proximidades de la escuela y en pleno horario escolar. En una de esas ocasiones el producto utilizado fue 2,4-D, y me volví a mi casa con una parestesia facial y con una insuficiencia respiratoria. Somos muchas las docentes rurales que padecemos esta misma realidad, las fumigaciones nos atravesaron la vida y en muchos casos se llevaron por delante nuestra salud. Nadie nos los contó, no lo leímos en ningún diario, nos pasó, lo vivimos, como una cotidianidad inevitable. Somos testigos obligados del costo humano del actual sistema productivo. Vimos a nuestros alumnos sufrir los efectos de las fumigaciones en la salud , así como si la Constitución Nacional y los derechos del niño ni la mismísima ley de educación nacional no fueron aplicables a los niños de las zonas rurales ni a sus familias , todos rociados con venenos por aire y tierra». 

Casos como el de Ana, que motivaron reacciones de dolor y congoja por parte de dirigentes políticos y referentes de organizaciones ambientalistas, se replican en distritos bonaerenses como Exaltación de la Cruz, donde se detectaron más de 40 casos de cáncer en 30 manzanas, pertenecientes a dos barrios, o Pergamino, donde la Justicia obligó al municipio conducido por el oficialista Javier Martínez a suspender las fumigaciones sobre áreas pobladas y colegios.

Fuente: La Tecla
Editó: Noticias Zárate Alerta